miércoles, agosto 04, 2010

Gari (pickle de jengibre)

 *
 
Como he dicho la semana pasada, me propuse preparar mi propio pickle de jengibre, mejor conocido como gari, del que se come con el sushi. Estoy bastante contenta con el resultado, si bien no es idéntico al que se compra en el mercado, salió bastante rico y de textura estaba bien. Este tipo de tsukemono (de los cuales ya hemos estado hablando) es efectivamente un pickle, ya que lleva vinagre. Gracias a esto, se conserva mucho mejor que otro tipo de tsukemonos que tienen una vida más corta. No quiero arriesgarme a más, pero según tengo entendido el gari sobrevive fácilmente un mes en la heladera (refrigerador, nevera o como lo llamen), siempre y cuando se mantenga dentro de su debido vinagre y en un recipiente bien cerrado.

Una última aclaración para el que no haya probado esto antes, el gari es jengibre encurtido en vinagre, cortado en forma de láminas. Se suele comer con el sushi entre bocado y bocado para limpiar el paladar. Tiene un sabor medio alimonado y fresco, y es un poco picante. El color puede variar, ya que generalmente se debe a los colorantes que le agregan. Pueden no usar colorante, no modificará el sabor final, e incluso verán que se produce una reacción química al entrar en contacto el vinagre con el jengibre, que hace que el vinagre se torne de un color rosado o medio salmón. Eso es normal, pero el jengibre no toma el color del vinagre. Si desean un gari bien rosado, tendrán que usar colorante vegetal. Por último, quería contarles que se suele presentar el gari acomodado como formando una rosa (que es lo que intenté hacer en las fotos). Eso no es obligatorio, obviamente, pero como verán queda lindo. Ahora sí, a la receta:

Ingredientes: (para dos rosas de jengibre)
  • 1/2 jengibre fresco
  • 1/2 taza de vinagre de arroz (pueden usar cualquier vinagre blanco)
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharadita (de las de té) de sal
  • una gota de colorante rojo o rosado (opcional)
Procedimiento :
  1. Pelar el jengibre utilizando una cucharita. Raspando con mucho cuidado, la piel sale sin problemas. Cortar el jengibre en láminas a lo largo, lo más finas posibles. Si cuentan con una mandolina, tal vez les resulte útil, o si tienen un muy bien pelapapas. Yo lo hice con un cuchillo bien afilado.
  2. Colocar las láminas de jengibre en un bowl y rociar la sal por encima. Frotar un poco las láminas para que todas tengan sal y dejarlas reposando durante 30 a 40 minutos. Esto hará que comiencen a largar líquidos y se ablanden un poco.
  3. Colocar en una cacerola pequeña una taza de agua y llevarla a hervor. Bajar el fuego a mínimo, colocar las láminas de jengibre y blanquearlas durante 1 minuto. Si las dejan más tiempo quedarán más suaves, manejen eso a su gusto.
  4. En otra cacerola colocar el vinagre, el azúcar y el colorante (pueden no usarlo) y llevar al fuego. Una vez que rompa hervor, revolver bien para asegurarse de que se haya disuelto el azúcar y retirar.
  5. Colocar las láminas de jengibre escurridas dentro de un frasco de vidrio limpio (preferentemente esterilizado) y verter por encima la mezcla de vinagre aún caliente. Dejar el frasco destapado hasta que se haya enfriado completamente.
  6. Colocar la tapa del frasco, cerrándolo bien. Dejar el frasco en la heladera (el refrigerador) durante una semana. Se puede comer antes si quieren, pero queda mejor pasado ese tiempo. Si utilizaron el colorante, recomiendo mover un poco el frasco cada tanto por si decanta y se acumula el colorante en el fondo.
  7. Una vez listo, se puede mantener en la heladera alrededor de un mes dentro del frasco con el vinagre. Para presentarlo, tomar las láminas del jengibre y acomodarlas formando una rosa, o simplemente hacer una montañita (la rosa queda más linda! ^_^ ).

  No me cansaré de repetir la importancia de intentar hacer estas cosas uno mismo. Siempre podemos ir a un restaurante elegante y pedir sushi y probar el gari y otras cosas que vengan con el plato, pero hacerlo uno mismo le da un toque completamente distinto. No es lo mismo un caldo casero que uno instantáneo, no es lo mismo preparar tu propio curry que usar el que viene en barra. Y no es lo mismo comprar gari que pasar una semana observándolo en la heladera hasta que esté listo para comer. Algo que probablemente aleje a mucha gente de la cocina es el tiempo que demanda, pero a mí me pasa al revés. Si tengo que esperar una semana para saber si salió bien o mal, lo disfrutaré el doble. Como digo siempre, estas recetas no son difíciles. Lo difícil es tener la paciencia hasta obtener los resultados deseados. Espero que intenten hacer esto (siempre y cuando les guste el jengibre), no les consumirá mucho tiempo en la cocina y cuando esté listo se sentirán un poquito más felices.

Otras recetas de tsukemono:


*

6 comentarios:

vincent dijo...

Hola,

Su blog ha captado nuestra atención por la calidad de sus recetas.

Agradeceríamos que lo registre en Ptitchef.com para poder indexarlo.

Ptitchef es un directorio que referencia los mejores sitios web de
cocina. Cientos de blogs ya se han inscrito y disfrutan de Ptitchef
para darse a conocer.

Para suscribirse a Ptitchef vaya a
http://es.petitchef.com/?obj=front&action=site_ajout_form o en
http://es.petitchef.com y haga clic en "Anade tu blog " en la barra la
parte superior.

Atentamente,

Vincent

Julie dijo...

Muchas gracias! Por supuesto que me voy a inscribir. Saludos

Pepe Grelo dijo...

Este verano mi veterinario (el de mi Neko, más bien), aficionado como yo a la gastroniponamía me contó lo siguiente:

Antes de hacer el gari, cojes unos rabanitos de esos rojos y le haces unos cortes (me hizo un croquis en un papel, muy parecido al que tienes en la receta de las salchipulpis que acabo de ver). Los metes en un frasquito con vinagre y a la nevera durante un par de días. Ese vinagre quedará rosado, y es el que utilizarás para macerar + tintar el gengibre.

Un día de estos, probaré tu técnica para hacer el gari utilizando este tintado y ya te contaré, porque tengo mis dudas de que tenga éxito.... si es que no lo haces tú antes, claro

Un saludo, enhorabuena y gracias por el blog :)

Julie dijo...

Hola Pepe! Mh no había escuchado lo del rabanito pero puede funcionar! :D En Japón tradicionalmente se hace con hojas de shiso rojo (red perilla), aunque queda muy fuerte el color, y sino simplemente por el mismo vinagre. Te cuento, yo hice este gari dos veces antes de publicarlo. La primera vez no le puse colorante, pero apenas puse el vinagre sobre el jengibre, se tornó rosado (el vinagre). Sin embargo, el jengibre no se tiñó de rosa, y por eso la segunda vez decidí ponerle colorante. Otra forma de teñirlo (aunque probablemente le cambie un poco el sabor) es utilizando remolacha. Tal vez quede demasiado fucsia..

De cualquier manera, el sabor del gari no va a cambiar así que te va a salir rico igual! Después me cuentas :)

Irene dijo...

lo estoy haciendoooo!!en una semanita tendré mi jengibreeee!!yuhuuu!!!un besito y feliz añoo!!

Norma dijo...

La segunda vez que prepara gari según su receta, sale perfecto y riquísimo, no uso colorante me gusta natural.Felicitaciones