miércoles, octubre 06, 2010

Crema de mango

 *

Cuando empecé a cocinar, en algún momento de mi infancia-adolescencia, comencé por los postres. Creo que para generar un poco de confianza en la cocina es lo mejor. Si bien son más delicados y tienen más chances de salir mal, lo único que hay que hacer es seguir al pie de la letra la receta. Diez gramos más de manteca, treinta gramos menos de azúcar, 1 cucharada más de agua pueden arruinarlo todo... pero si uno es obediente y cuida los detalles, todo sale bien. Pasaron muchísimos años hasta que me animé a cocinar cosas saladas (lo cual sucedió recién al terminar el colegio secundario), y en cuanto arranqué con eso me olvidé por completo de los postres. Las cosas dulces no me tientan demasiado, pero de vez en cuando se sienten esas ganas de ingerir un poco de azúcar.

Resulta, además, que soy intolerante a la lactosa. No es una enfermedad grave, pero mucha gente lo sufre y no se da cuenta. Ya que no tiene arreglo, yo lo resolví abandonando los lácteos con mayor cantidad de lactosa y pasando a consumir productos deslactosados. ¿A qué viene todo esto? La receta que traje hoy es una deliciosa crema, sin crema. Afortunadamente, en Asia no se suele consumir mucha leche así que tienen montones de comidas y postres perfectos para mí. Y entonces, ¿de qué está hecha esta crema? De leche de coco! Si aún no la probaron, les recomiendo que lo intenten. Este postre tailandés es muy fresco, dulce y rico, perfecto para el verano que ya comienza para los sureños y termina para el hemisferio norte. Por cierto, ya se fue el calor? Aprovechen si aún les quedan un par de días, despidan al verano como corresponde.




Ingredientes: (para 2 personas)
  • 1 mango maduro (pueden intentarlo con otras frutas, como frutillas (fresas) o duraznos (melocotones))
  • 1/2 taza de leche de coco (pueden reemplazarlo por leche condensada o crema, pero ya no sería tailandés)
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1/4 taza de agua
  • 1/2 paquete de gelatina sin sabor (1 cucharadita y media de las de té)




Procedimiento:
  1. Cortar el mango, retirando la piel y el carozo, colocarlo en una licuadora y procesarlo hasta que quede hecho un puré.
  2. Incorporar la leche de coco y licuar un poco más hasta que se hayan mezclado uniformemente. Verter todo en un bowl y reservar.
  3. En una cacerolita poner el agua y llevar a hervor. Retirar del fuego y mientas se revuelve con un batidor o un tenedor, espolvorear la gelatina. Revolver bien hasta que se haya disuelto cualquier grumo. Agregar el azúcar y disolver bien.
  4. Incorporar el agua con gelatina a la mezcla de mango y leche de coco. Mezclar bien con batidor o espátula para que la gelatina se reparta homogéneamente en toda la mezcla.
  5. Verter la mezcla en dos potes para postre individuales, o bien en uno grande. Llevar a la heladera como mínimo 2 horas y como máximo 1 día. Para decorar le puse unas rodajas de lima, pero es opcional. Unas frutillas o una flores comestibles quedarían muy bien.


Eso es todo. Se come bien frío y es muy rico. Bon appetit!

*

9 comentarios:

Carol dijo...

Tiene muy buena pinta, a mí me pasa lo contrario que a ti, me animo más con los platos salados, con los dulces no me llego a sentir cómoda del todo, además que no como mucho dulce me parecen más difíciles de hacer. Ah, en Madrid ya se nos acabó por desgracia el verano, ya ha comenzado el frio y las lluvias, q pena!

Julie dijo...

Yo ahora también prefiero cocinar cosas saladas, y me siento más cómoda también. Pero cuando empecé no me animaba porque en las recetas de comida salada casi nunca están las cantidades exactas, depende mucho de la intuición de cada uno, que cuando uno recién empieza a cocinar es casi inexistente!

Qué lástima lo del verano.. pero bueno, hay un montón de recetas invernales para sacar del cajón! Es hora de empezar a comer curry :D Perfecto para alegrar un día frío y lluvioso.

Cris dijo...

Me gusta lo dulce, me encanta cocinarlos y este postre fresco y frutal tiene dos ingredientes riquísimos que voy a ver como saben combinados, la leche de coco y el mango. Muy lindo blog, saludos

mollylips dijo...

holaaaa hace poco descubri tu blog y me encanto la receta de los tori man jjojo
aunq soy vegetariana es genial xq se pueden hacer muchas variedades..
u8n gusto en seguirte leyendo!!!

Julie dijo...

Gracias Cris y mollylips por sus comentarios =) Espero fotos de sus propios platillos!

Hikaru dijo...

Julie! encontré algo muy bizarro! unos videos en youtube de japoneses cocinando conducidos por "un perro". Se supone que el es el que habla. Es muuuy loco.

http://www.youtube.com/watch?v=r8MBX-SXnmg&NR=1

Julie dijo...

Hola hikaru! Sí se llaman Cooking with Dog, son muy buenos hay un montón de recetas tradicionales muy bien explicadas =)

Anónimo dijo...

Hola! no tiene nada que ver mi duda con este tipo de plato, que la verdad tiene una pinta estupenda, mi duda es respecto a una salsa que probe en un restaurante llamado circus que estaba en la calle libertad(Madird),era un restaurante tailandes que tenian un plato que no me acuerdo de su nombre pero la salsa de este era una salsa de curri y leche de coco, llevo desde que lo cerraron buscando esa salsa y me an dicho tambien q es india...ya no se que pensar ni donde mas buscar,porfavor me podrias ayudar o darme alguna pista sobre esta salsa, el pltao llevaba tambien pollo, cebolla y zanahoria. Espero que con estos datos me puedas ayudar tu o alguien :)

Julie dijo...

Bueno la verdad hay un millón de recetas tailandesas con esos ingredientes! Jaja pero bueno aquí encontré una que podría servirte: http://www.elgranchef.com/2007/03/26/una-deliciosa-comida-tailandesa/

Si me dices qué tipo de curry era (rojo, amarillo, verde, indio, etc) podría ayudarte un poco más. De cualquier manera si utilizas curry en polvo con leche de coco siempre saldrá rico, te lo garantizo! Saludos