miércoles, marzo 31, 2010

Gyokuro Asahi


Después de mucho tiempo vuelvo para presentarles un nuevo té, el Gyokuro Asahi. Era medio extraño que en la sección de Té de un blog que consiste mayormente en recetas japonesas no haya ningún té japonés, pero esto ya no será así, ya que el Gyokuro Asahi proviene de la tierra del sol naciente.

El Gyokuro es un té verde. La diferencia con el Sencha (otra variedad de té verde japonés no pulverizado y que es un poco más conocida que el Gyokuro) es que las plantas crecen bajo la sombra. En cierta parte de su crecimiento se tapa toda la plantación con bambú y termina de crecer debajo de éste. Asahi proviene del tipo de arbusto, existen otros tipos de arbustos y no estoy al tanto de las diferencias entre ellos, no creo que sean demasiadas. El Gyokuro es uno de los tés más preciados del Japón.

Como ya lo he dicho antes, el té no deja de sorprenderme. El Gyokuro difiere tanto de otros tés que he probado que es increíble (el Gunpowder, el otro té verde que ya aparece en el blog no tiene nada que ver, ambos son muy ricos, pero muy distintos). Sí tiene más similitudes con los tés verdes japoneses (como el sencha o el matcha). Su color suele ser un verde pálido (y bastante verde, realmente se gana su denominación). El sabor y el aroma son muy delicados, con una fuerte sensación a planta. Es un té tranquilo, tal vez hasta sea frágil. (Se entendió todo esto? que conste que es algo bueno, pero no se bien como explicarlo, lo mejor es que lo prueben).

Este té tiene unas instrucciones para su preparación un tanto peculiares (es un té raro y un poco más caro que el resto, además de muy interesante, así que por favor trátenlo con cuidado). El agua debe estar entre 50ºC y 60ºC (el termómetro es esencial acá) y se debe poner el doble de hebras de lo que normalmente pondrían (o sea, dos cucharaditas por taza, si hacen varias tazas al mismo tiempo en una misma tetera agreguen una o dos cucharaditas más). Las hojas son muy compactas y se expanden bastante cuando están en el agua, así que procuren que tengan el espacio suficiente para que crezcan felizmente. El tiempo de infusión es de 2 minutos, agregando un minuto por cada nueva infusión (yo usé las mismas hebras hasta tres veces con muy buenos resultados). Al ser la temperatura del agua tan baja, es recomendable que calienten tanto la tetera como la taza de antemano, así no se enfría mucho el té.

Bueno, hace calor hoy en Buenos Aires, pero el té está muy rico. Disfruten.

miércoles, marzo 24, 2010

Tod man pla y arroz tailandés

*

Hoy tenemos una receta tailandesa muy rica y picante. Tod man pla son unos bocaditos de pescado fritos, y los acompañamos con un arroz tailandés con leche de coco y curry verde. Con Pato seguimos las cantidades que indicaba la receta de un libro, y nos resultó todo absolutamente picante. Voy a recomendar a continuación que tengan más cuidado con eso y no usen pasta de curry verde como si fuera mayonesa porque les va a picar mucho la lengua. Espero que les guste la receta, no es muy complicada pero les sugiero que abran bien las ventanas si no quieren tener olor a pescado frito en su casa por el resto de la semana.

Ingredientes: (para 4 personas)

Para el tod man pla:
  • 400 gr de merluza
  • 1/2 cebolla
  • 1 y 1/2 cucharada de pasta de curry (puede ser verde o rojo)
  • 2 claras de huevo
  • aceite para freir
  • sal
Para el arroz tailandés:
  • 225 gr de arroz jazmín (yo usé doble carolina porque no tenía, queda más cremoso)
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 cucharadas de aceite vegetal
  • 400 ml de leche de coco
  • 1/2 cucharada de pasta de curry verde (yo puse 1 cucharada y fue demasiado)
  • agua
  • cilantro fresco
Procedimiento:
  1. En un bowl colocar la merluza cortada en trozos pequeños, la cebolla picada, la pasta de curry, las claras de huevo y una pizca de sal. Utilizando una procesadora de mano (o bien metiendo todo en una procesadora común), mezclar todo hasta formar una pasta espesa. Colocar sobre el bowl un papel film o una tapa y llevar a heladera durante una media hora.
  2. Mientras tanto, se prepara el arroz. En una sartén grande colocar las 2 cucharadas de aceite vegetal y cocinar un poco la cebolla picada pequeña. Una vez que la cebolla se haya blanqueado, agregar el arroz crudo y saltear durante 1 minuto hasta que se haya cubierto completamente por el aceite.
  3. Incorporar a la sartén la leche de coco y la pasa de curry, y revolver bien. Llevar la preparación a hervor y luego bajar la temperatura y seguir cocinando hasta que esté listo. En mi caso, la cocción tardó más de 20 minutos, pero probablemente se deba a la variedad de arroz que utilicé. No dejen el fuego al mínimo porque no se cocina nunca así.. debe ser medio-bajo, y cada tanto deberán agregar más agua porque se le va evaporando el líquido. Al final termina siendo algo parecido al risotto, para saber que está listo lo mejor es probarlo, el arroz debe estar tierno pero no deshecho.
  4. Apagar el fuego del arroz e incorporar cilantro picado a gusto, si no les gusta lo pueden sacar, o pueden reemplazarlo por perejil. Mezclar todo bien y mantener tibio.
  5. Retirar la pasta de pescado de la heladera. En una cacerola poner a hervir abundante aceite para freir. Con una cuchara, tomar una porción de la pasta y darle forma redondeada pero aplastada (como una hamburguesa pequeña). Es importante que no sean demasiado grandes para que llegue a cocinarse bien en el centro.
  6. Colocar los bocados de pescado en el aceite hirviendo. El aceite está listo para freir cuando al verter una pequeña cantidad de la mezcla aparecen burbujas inmediatamente. Cocinar los bocaditos durante un par de minutos de cada lado, hasta que se hayan dorado completamente. A medida que están listos, retirarlos del aceite y dejarlos escurrir brevemente sobre papel absorvente.
  7. Servir el arroz aún caliente en el centro de un plato, colocar por encima los bocados de pescado y decorar con un poco de cilantro fresco. Se puede acompañar con un poco de salsa de ají picante, en este caso decoré el plato haciendo lunares con sriracha, pero tal vez ya todo lo demás sea suficientemente picante.

Eso es todo! Es una receta sencilla y muy interesante, lleva su tiempo pero está bueno para impresionar a su familia y/o amigos. Espero que lo intenten.. incluso si no les gusta la comida picante, pueden bajar la cantidad de curry y debe quedar rico igual.

*

miércoles, marzo 17, 2010

Yakimeshi

*

Hoy tenemos otra receta a pedido: yakimeshi. Este plato de arroz salteado es originario de China, en donde se lo conoce como chaw fan. Sin embargo, al entrar en Japón la receta se fue modificando y terminó siendo algo un poco distinto. La idea del plato es exactamente igual: se pican algunos ingredientes, se saltea todo en un wok y se agrega el arroz. La diferencia fundamental con el chaw fan chino es el condimento. El yakimeshi no lleva salsa de soja, en su lugar se coloca caldo dashi y un poco de sal. Por otro lado, en vez de usar un arroz largo fino se utilizan arroces de grano corto, que es lo que se consume habitualmente en Japón. El resultado es un plato un poco más pegajoso que el chaw fan y con un sabor más delicado, además de que a simple vista se ve distinto ya que el arroz queda blanco al no ser teñido por la salsa de soja.

Shizuka: Espero que esto sea lo que buscabas. Probablemente en cada restaurante lo preparen a su manera, ya que es un plato muy modificable. Lo que me imagino es que en la mayoría lo harán como una mezcla de ambos, lo cual puede quedar bastante rico. Es decir, ponerle dashi pero también salsa de soja, y por qué no un poco de mirin. El resultado podría ser interesante.

Ingredientes: (para 2 personas)
  • 3 huevos
  • 3 cucharadas de caldo dashi
  • 1 cucharadita de azúcar
  • pimienta a gusto
  • 2 porciones de arroz hervido
  • jamón cocido
  • 1 cebollita de verdeo
  • 1 cucharadita de jengibre fresco picado
  • 2 cucharadas extra de dashi
  • 1 cucharada de aceite
  • sal a gusto
Procedimiento:
  1. Batir los huevos con las 3 cucharadas de caldo dashi, el azúcar y la pimienta. Para preparar el dashi sigan las instrucciones que vengan en el paquete.. creo que es una cucharadita de polvo dashi por taza de agua. Verter la mezcla sobre una sartén rociada con aceite en aerosol y preparar un omelette. Una vez que se cocine todo el huevo, retirar del fuego y cortar en trocitos pequeños.
  2. En un wok o sartén grande calentar una cucharada de aceite. Incorporar el jengibre picado o rallado, la cebollita de verdeo picada y el jamón también picado en trocitos pequeños. Saltear todo durante un par de minutos.
  3. Incorporar al wok el arroz y luego el huevo ya cocido y cortado. Mezclar todo bien e incorporar las 2 cucharadas de dashi y sal a gusto. Saltear durante unos 2 minutos más y retirar. Para el arroz yo utilicé doble carolina, lo cociné con cocción normal, no tipo gohan. Le puse sal al agua y luego de que se cocinara lo pasé por agua fría dentro de un colador para quitar el exceso de almidón.
  4. Servir caliente. Se le pueden agregar otros ingredientes, como por ejemplo zanahoria picada al comienzo de la cocción.
Eso es todo. La verdad es una receta muy simple de preparar, pero tampoco es el plato más rico del mundo. El sabor es bastante distinto al del chaw fan, pero no está mal. Tal vez me gustaría más la mezcla de dashi con salsa de soja.
*

martes, marzo 16, 2010

Fotos de lectores nº7

*
Hace tiempo que no recibía fotos de lectores! Acá tenemos unos adorables pulpitos de salchicha preparados por Gabriel, quien me contó que empezó a cocinar recetas de mi blog al irse a vivir solo. Cuando yo me mude voy a intentar sobrevivir a base de comida japonesa! A ver si es posible jaja, ya lo tengo todo planeado. La verdad que estos pulpitos quedaron más lindos que los míos, y debe ser porque le cortó los tentáculos más largos y entonces al cocinarlos se abrieron y curvaron más. Les recuerdo que se pueden hacer hervidos en vez de fritos y en teoría se deben abrir igual. Muy buen trabajo!

*

Las actualizaciones se pasan al miércoles

*
Inicialmente había pasado las actualizaciones de los lunes a los martes porque tenía clases los lunes y no llegaba a tiempo a preparar nada. Ahora resulta que los martes trabajo por la mañana y tengo clases por la tarde así que vamos a tener que volver a mudarnos, ahora a los miércoles. Tal vez sea temporario, estoy meditando si me queda mejor hacerlo los lunes por la tarde o los miércoles por la mañana. De cualquier manera hoy no voy a subir la receta que tenía preparada, sino que viene mañana a la mañana, porque terminé destruída y quiero irme a dormir. Espero que me sepan entender..


Así que nueva fecha de actualización del blog: Todos los miércoles por la mañana o mediodía. Mañana tendremos un rico yakimeshi, no se lo pierdan! Disculpen las molestias,

Julie.
*

miércoles, marzo 10, 2010

Kare Pan

*

El kare-pan (pan de curry) es una receta perteneciente a la cocina japonesa moderna. Tradicionalmente en Japón no se consumía pan, hasta que fue llevado por marineros portugueses hace no mucho tiempo. Estos pancitos fritos tienen en su interior un riquísimo relleno de curry, de la versión japonesa del curry, como lo preparamos cuando hicimos kare-raisu (click aquí para ver la receta). Además en su exterior tienen una crocante corteza de panko, una especie de pan rallado japonés, que al freírlo queda mucho mejor que el pan rallado tradicional.

A decir verdad, mientras lo preparaba no le tenía muchas esperanzas. La escasa cantidad de levadura que llevaba me generaba sospechas, la forma de cerrarlo me dejaba inconforme y creía que al freírlo se abrirían, saldría curry por todos lados, quedarían deformes y lo que sería peor, crudos por dentro. Pero me llevé una muy grata sorpresa: a pesar de todo mi pesimismo, la masa levó bien, el pancito no se abrió, no quedó deforme y por dentro estaba perfectamente cocido. Es así que al pegar el primer mordizco descubrí un mundo nuevo (nunca se me habría ocurrido freír el pan), y quiero agradecerle profundamente a Hikaru, quien tiró la idea la semana pasada. ¿Alguna otra genial sugerencia? ¡Soy toda oídos!

Ingredientes: (para 10 panes)
  • 1 cucharadita de levadura prensada (pueden usar levadura en polvo pero no sé cuál sería la cantidad equivalente)
  • 1/4 taza de agua tibia
  • 3 tazas de harina
  • 2 cucharadas de aceite vegetal (cualquiera excepto de oliva), puede ser manteca pomada también
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 taza de agua a temperatura ambiente
  • 10 cucharadas grandes de curry (con papa, zanahoria y todo)*
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de leche
  • 1 taza de panko
  • abundante aceite para freir
* Consejo: mejor preparar esta receta un día que hayan preparado kare-raisu y haya sobrado guiso, sino tendrían que pasar por el lío de preparar curry en pequeñas cantidades, como hice yo. Otra alternativa sería inventar otros rellenos, mi hermano dice que quedaría muy bien con queso adentro.
**Otro consejo: conviene triturar un poco el curry antes de ponerlo, si los trocitos de papa y zanahoria son demasiado grandes. Yo hice curry especialmente para esta receta y corté todo mucho más chiquito.

Procedimiento:
  1. Disolver la levadura en 1/4 taza de agua tibia (no caliente, no queremos matarla!) y agregar una cucharada de azúcar. Dejar actuar durante unos 5 minutos. Mientras tanto, en un bowl mezclar y tamizar la harina con la sal y la cucharada de azúcar restante.
  2. Hacer un hueco en el medio de la harina, colocar el aceite y verter la mezcla de levadura. Ir incorporando la mezcla con la masa suavemente con los dedos, desde el centro hasta los bordes, incorporando la taza extra de agua hasta haber unificado todo. Amasar un poquito, formar un bollo y cubrir con papel film. Dejar levar en un ambiente cálido y húmedo durante 50 minutos, más o menos hasta que haya duplicado su tamaño. Lo de la humedad es fácil en Buenos Aires, pero si viven en un ambiente seco o frío pueden poner agua a hervir y dejar la masa relativamente cerca (no tanto como para que se caliente demasiado).
  3. Una vez que levó la masa, colocar un poco de harina sobre la mesada, desgasificar la masa y amasar bien durante unos 2 minutos utilizando los nudillos de las manos. No conviene incorporar demasiada harina para que no quede muy seca la masa, tiene que ser posible amasar sin que se nos pegue a las manos pero aún estar bien blanda y húmeda. Volver a tapar con film y repetir los dos últimos pasos (dejar levar y amasar). No es necesario que leve otros 50 minutos, con unos 20 o 30 estamos bien.
  4. Dividir la masa en 10 bollitos de igual tamaño. Tomar un bollo y, colocando un poco de harina sobre la mesada y sobre la masa, estirar hasta formar un disco de unos 10cm de diámetro. Colocar una cucharada del relleno en el centro, procurando no poner demasiado jugo porque después es imposible cerrarlo.
  5. En un bowl aparte batir el huevo con la leche hasta que esté homogéneo. Utilizando un pincel de cocina o bien con el dedo, untar un poco de esta mezcla alrededor del relleno, cubriendo la mitad de la masa.
  6. Cerrar el pancito uniendo la mitad sin huevo con la que fue pincelada. Presionar suavemente la unión hasta estar seguros de que no se abre. Darle un poco de forma al pancito, debería quedar un poco alargado.
  7. Pasar el pancito por la mezcla de huevo y leche, untándolo por completo, y luego colocar sobre el panko. Asegurarse de que el pan rallado se adhirió bien. Completar los 9 pancitos restantes.
  8. Poner abundante aceite en una cacerola a fuego fuerte. Estará listo para freir cuando al tirar un pequeño trocito de masa o de panko se formen muchas burbujas inmediatamente. Incorporar los pancitos en el aceite, mejor si entran primero con la unión hacia abajo, ya que al cocinarse se inflan inmediatamente y eso impide que salga el relleno. Dejar cocinar alrededor de un minuto y luego darlo vuelta y cocinar otro minuto más. Retirar cuando se hayan dorado uniformemente por ambos lados.
  9. Colocar los pancitos sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite. Dejarlos escurrir por un par de minutos y luego servir calientes.
Ahí lo tienen.. otra vez, esta receta es más para un domingo de lluvia que para un día ajetreado, ya que la parte del levado de la masa lleva su tiempo. No es muy difícil de hacer, ni es necesario haber hecho pan antes, es una buena forma de empezar. Además son muy llenadores, en casa nadie pudo comer más de 2. Espero que les guste. ^_^

*

martes, marzo 09, 2010

Lo dejamos para mañana

*
Sé que es martes y que ya es muy tarde en la noche, pero tuve un día larguísimo y no tengo la fuerza para sentarme a redactar una receta ahora mismo. Sin embargo, las fotos ya están, así que prometo subirla mañana. Para felicidad de Hikaru, cumplí con mi promesa y en el fin de semana preparé "kare-pan". Prepárense para una de las recetas más ricas que haya preparado hasta ahora! Nos vemos mañana,

Julie.

PD: las fotos de lectores las subiré en la semana!
*

miércoles, marzo 03, 2010

Arrolladitos primavera

*

Antes que nada, me disculpo por la ausencia de recetas los últimos dos martes. El miércoles pasado rendía mi último final de la tanda y en el fin de semana tuve una fiesta y este lunes empecé un nuevo trabajo, así que no tuve tiempo para preparar más que un sandwich. Hoy fue oficialmente mi primer día de vacaciones y estaba lluvioso así que con Pato emprendimos una tarea larga pero entretenida. Esta receta les va a encantar!

Los arrolladitos primavera son un clásico de la cocina china. En Japón también se consumen mucho, en donde se los llama "harumaki" (haru: primavera, maki: arrollado). Tal vez se hayan preguntado cómo se preparaban, y me encantaría decirles que es facilísimo y que les recomiendo intentarlo ahora mismo, pero resulta que nos llevó 2 horas reloj prepararlos, y no fue tan sencillo como me habría gustado. Hay una forma de apurar un poco las cosas, y es comprando la masa y la salsa ya hecha, con lo que les quedaría preparar el relleno, armar los arrolladitos y freírlos. Pero hacerlo todo uno mismo tiene cierta gracia.. claro, si están de vacaciones y es un día de lluvia. Igualmente espero que intenten hacerlos, pueden variar el relleno a gusto, incluso hacerlos vegetarianos reemplazando la carne por hongos. Después me cuentan.

Ingredientes: (para 15 arrolladitos grandes!)

AVISO IMPORTANTE: Es muy difícil hacer la masa lo suficientemente fina para que quede bien crocante, si tienen miedo en esta parte directamente compren la masa de arrolladitos que se vende en los mercados asiáticos, la hay tipo wonton (de harina de trigo) y también de harina de arroz, que se ven medio transparentes. Sino también se puede usar masa fila. La masa casera puede no resultar tan crocante como uno desea.

Para la masa:
  • 2 tazas de harina común (no leudante)
  • 2 tazas de agua
  • 2 huevos
  • sal
Para el relleno:
  • 400 gr de carne molida (puede ser de vaca o cerdo)
  • 1 taza de repollo rallado
  • 1 zanahoria rallada
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 2 cucharadas de sake o mirin (pueden reemplazar por algún otro alcohol)
  • 1 cucharada de fécula de maíz o harina
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo (pueden usar fresco)
  • 1 cucharadita de ají molido
  • salsa de soja y mirin extra
  • sal y pimienta
  • aceite
  • engrudo formado por 2 cucharadas de harina con 2 cucharadas de agua (suena raro pero es importante)
Para la salsa agridulce china:
  • 5 cucharadas de puré de tomate
  • 5 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharadita de vinagre
  • 3 cucharadas de agua
Procedimiento:

Relleno:
  1. Colocar la carne en un bowl, incorporar las 2 cucharadas de salsa de soja, 2 cucharadas de mirin y la maicena. Mezclar todo bien y dejar macerar durante un rato.
  2. Mientras tanto picar la cebolla en cubitos pequeños, picar el ajo lo más chiquito posible (brunoise) y rallar la zanahoria y el repollo.
  3. Calentar una cucharada de aceite en una sartén o wok y colocar dentro la carne. Revolver bien con una cuchara de madera para ir separando la carne, no deben quedar trozos grandes. Cocinar a fuego fuerte para que no largue jugos, y una vez que se le haya ido el color rosado, retirar del fuego y reservar en un plato.
  4. Sobre la misma sartén verter otra cucharada de aceite y colocar el ajo y la cebolla. Cocinar hasta que la cebolla se haya blanqueado un poco, incorporar el repollo y la zanahoria y seguir cocinando hasta que estén blandos.
  5. Incorporar a la sartén la carne y revolver bien. Dejar reducir los jugos de cocción durante unos 5 minutos a fuego medio. Condimentar con sal y pimienta, jengibre y ají molido. Si gustan, agregan una cucharada extra de salsa de soja y mirin. Dejar enfriar.

Para la masa:
  1. Colocar el harina en un bowl. Batir un huevo y verterlo sobre la harina. Agregar el agua y revolver bien. Verter toda la masa en una licuadora y licuar por un par de minutos hasta que la masa quede homogénea. Debe estar bien líquida para poder formar unas crêpes. Si no tienen licuadora, pueden usar un batidor o un tenedor y batirlo a mano. Lo ideal sería que no queden grumos de harina.
  2. Calentar una pequeña sartén o panquequera con un poco de aceite en aerosol. Si la sartén es de teflón, mejor. Con un cucharón, tomar la masa y verterla sobre la sartén caliente. Esta es la parte difícil.. Tienen que esparcir la mezcla rápidamente por la sartén formando una fina capa. Mientras más fina sea, mejor. Todo esto funciona mejor a fuego suave, ya que no hay que cocinar la masa del todo.
  3. Cuando la crêpe empieza a coagular (es decir que se puede despegar de la sartén pero aún no tomó color), darla vuelta, dejarla unos segundos más y retirar. Deben quedar absolutamente blanquitas. Repetir el proceso con el resto de la masa, y dejarlas enfriar.

Armado:
  1. Colocar una crêpe sobre un plato. Tomar una cucharada grande del relleno y ponerlo dándole forma alargada a un costado sobre la masa. Pincelar la masa restante con un poco del engrudo (sólo un poco! es para que se adhiera bien).
  2. Tomar la masa a los lados y cerrarla hacia el medio formando un rectángulo. El relleno habrá quedado abajo levemente cubierto por las capas de los costados. Agregar un poquito más de engrudo en la punta opuesta al relleno.
  3. Enrollar llevando todo desde la punta del relleno hacia la punta libre. Si todo salió bien, el arrolladito habrá quedado bien cerrado por los costados y la punta se adherirá bien al resto de la masa gracias al engrudo. Repetir este paso con el resto de las crêpes y el relleno.
  4. En una olla colocar abundante aceite para freír, calentarlo a fuego máximo. Para verificar que la temperatura sea correcta, echar un poquito de masa en el aceite. Si inmediátamente salen burbujas, es que está lista. Si no, a seguir esperando.
  5. Ir friendo los arrolladitos, dándolos vuelta para que se doren bien de todos lados. Conviene poner menos arrolladitos para que la temperatura del aceite no baje demasiado. Escurrirlos sobre papel secante y servir calientes.
La salsa:
  1. Colocar todos los ingredientes de la salsa en una cacerolita y llevarlo a fuego lento durante al menos media hora. Estará lista cuando haya espesado y reducido su volumen considerablemente. Mejor revolver de vez en cuando para chequear que no se queme en el fondo. Una vez lista, dejar enfriar.
Eso es todo.. No, no es fácil. No, no es rápido. Pero sí es rico, muy muy rico. Lo único que puede fallar son las crêpes.. pero eso se consigue en el supermercado. Pueden intentar reemplazarlas por masa filo, que quedaría super crocante. También se utilizan unas crêpes de harina de arroz que se consiguen en el barrio chino. No dejen de intentarlo sólo por eso!

*